La profesión de trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación del pueblo para incrementar el bienestar.

Blog Personal de Rocío Cáceres Damas, Directora y Trabajadora Social de Centro Atrade.

domingo, 17 de enero de 2016

Cómo hemos cambiado

Hace unos dias me encontré con una compañera de la Universidad. Fue por el Centro de Sevilla, era muy temprano, ella iba al Servicio Andaluz de Empleo a entregar documentación sobre su situación como desempleada y yo a una reunión a un Centro de Salud para unas actividades.

Las dos ibamos con tiempo de sobra y por la misma calle, asi que caminamos, un rato juntas, nada lo típico, ¿qué tal estas?, ¿cómo vas de trabajo?

Nuestras cirunstancias actuales son distintas, ella después de dar vueltas en dos o tres asociaciones como becaria y voluntaria ha estado un tiempo trabajando en un supermercado y ahora está en desempleo.

Yo despues de pasar tres años en una asociación di el paso de montar mi idea de negocio con la que llevo año y casi medio...

Misma promoción, distintos caminos.

El caso, a pesar de que me sentía a ratos afortunada, la mayoría valiente (no creais que todo ha sido bueno, mi experiencia profesional, quitando lo del autonomo de este año es de tres meses cotizados, ya he hablado muchas veces de la situacion de algunas asociaciones)... total que todo iba bien hasta que me dijo:

¿ESTÁS MUY CAMBIADA?

No entendí a lo que se referia. Mi vida de estudiante a la profesional ha cambiado, pero lo normal en la vida de una persona. Son ya cinco años. Y mi compañera me dijo:

ESTÁS COMO MÁS PIJA. Me quedé horrorizada, yo que siempre he sido la hippie del grupo.

Es cierto que cuando iba a clase llevaba siempre vaqueros anchos, sudaderas y zapatillas de deporte (botines en andalú, que es lo que yo hablo) y tambien es cierto que ahora suelo ponerme pantalones chinos, camiseta, botas (nada de tacón que estoy todo el día de pie), a veces pelo suelto, y chaqueta o en estos días chaquetón. En ningún caso maquillaje.

Cierto es que ahora llevo un maletin con toda la información, documentación... y antiguamente una mochila o bolso grande.

Pero yo desde fuera lo que veo es que antes no llevaba en el bolsillo un carnet de profesional de Trabajo Social y ahora si.

El pelo es el mismo (rizado y nunca teñido), sigo llevando gafas (no recuerdo mi vida sin ella) y no uso maquillaje (al no se que vaya a una boda)... y mi ideología es la misma.

¿QUE HA CAMBIADO?

¿Unos vaqueros, por unos chinos, una sudadera por un chaleco, un chaquetón de corte más clasico?

Me molestó el comentario, lo tengo que reconocer, ¿es quizas que por ser trabajadores/as sociales tenemos que vestir de una forma?, ¿no puedo arreglarme para una reunión?, ¿he cambiado al crear un proyecto empresarial?

Parece ser que en cuestión de ropas tambien voy a tener que pedir perdón, ya lo pido por haber creado un servicio privado (siempre digo, yo estoy a favor de lo público) ahora tambien, perdón por vestir mas "pija". Porque parece que nuestro estilo debe ir ligado a un mundo un poco más hippie (con el que yo siempre me sentiré identificada)

¿Pablo Iglesias no sería el mismo sin su coleta y su camisa sin corbata?  Su aspecto habría cambiado pero su esencia sería la misma.

Juzguen ustedes mismos:
Aquí estoy yo con 22 años, estudiante de Trabajo Social.
Me gustaba salir de jueves a domingo. No tenia coche ni dinero pero salía mucho.
Me gustaban las barriladas, y pasar la noche bailando en la discoteca.
Las ferias de abril que yo me he pegado con esta edad no las puedo contar...
Mis amigos eran muchos, tantos que no podía contar con los dedos de las manos.
Tenia menos miedo por el futuro, y mucha ambición.
Yo creo que en el fondo era mas feliz porque me preocupaba todo menos.
Tenía menos miedos.
Y la ilusión puesta en unos ojos verdes.









Aquí yo a las puertas de los 30 años (menos de un mes).
Soy Trabajadora Social y estoy en las instalaciones de mi oficina en Centro Atrade en el Parque Empresarial Torneo.
Los fines de semana los aprovecho para descansar.
Ahorro dinero, para ir a Madrid y realmente desconectar. Y por supuesto comprar libros.
Los amigos los cuento con los dedos de una mano y me sobran.
Tengo más miedo y me preocupa mucho más el futuro.
La ambición está renovada, porque sé que podré consolidar el proyecto y vivir sin problemas de él.
Estoy más cansada y quizás sea algo más madura.
Es verdad que tengo menos tiempo, pero valoro mucho más las cosas.
Perdí la ilusión por los ojos verdes, pero me gusta perderme en las miradas que tengo a mi alrededor.


Yo creo que lo que he cambiado es que antes compraba en Pull and Beer y ahora en Mango.

PD. No se como me atrevo a colgar esto. Todos tenemos un pasado.
PD. Gracias compañera por la charla, ha sido una vuetla al pasado. Mucho ánimo en tu lucha.

7 comentarios:

  1. Bueno Rocío, la chica de 22 hizo a la mujer de 30. Ya sabes lo que hacemos las trabajadoras sociales con los prejuicios y las etiquetas ¿a que eso no ha cambiado?. Un enorme abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho eso de la de 22 hizo la de 30. Un besazo

      Eliminar
  2. No ocurre nada raro nena, solo que estas madurando y eso es normal en la vida. Pero sigues igual de guapa en una foto y en otra. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Rocío, no te sientas mal por vestir de una manera o de otra. Yo también soy trabajador social y también comencé mi aventura de ponerme por mi cuenta, como un complemento de los servicios sociales públicos, puesto que estos no cubren todas las necesidades que hay. Y soy un chico normal, con 3 décadas y media, que visto de vaqueros y camiseta (y en verano siempre pantalón corto), pero para trabajar, tome la decisión de ponerme traje, o pantalones de vestir con camisa. Y soy la misma persona cuando trabajo que cuando no. Ánimo con tu empresa y lucha por ella que los trabajadores sociales somos muy necesarios en muchos ámbitos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en la misma situación, y cada vez somos más. Animo con tu proyecto al que espero conocer

      Eliminar
  4. Buenos días Rocío, no te sientas mal por vestir de una manera o de otra. Yo también soy trabajador social y también comencé mi aventura de ponerme por mi cuenta, como un complemento de los servicios sociales públicos, puesto que estos no cubren todas las necesidades que hay. Y soy un chico normal, con 3 décadas y media, que visto de vaqueros y camiseta (y en verano siempre pantalón corto), pero para trabajar, tome la decisión de ponerme traje, o pantalones de vestir con camisa. Y soy la misma persona cuando trabajo que cuando no. Ánimo con tu empresa y lucha por ella que los trabajadores sociales somos muy necesarios en muchos ámbitos. Un beso

    ResponderEliminar