La profesión de trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación del pueblo para incrementar el bienestar.

Blog Personal de Rocío Cáceres Damas, Directora y Trabajadora Social de Centro Atrade.

martes, 6 de diciembre de 2016

El libro Negro de Philomeno

Hace ya unas dos o tres semanas que llegó a casa El Libro Negro de Philomeno la nueva obra de Alejandro Rodriguez Robledillo.

Lo leí. Y ahora estoy sin palabras y eso que le dije al autor que alguna critica haría. Pero yo estoy sin palabras.

Hace un año, cuando volvía del Congreso de Trabajo Social de Málaga, empece la primera obra del autor: "De Gallenos, Tucanes y Trabajadores Sociales". Y me gusto mucho porque es una historia novelada, con muchísima ternura. De esas qeu a veces ries y otras lloras. Un libro para regalar a quien no es trabajador/a social...

Pero llega Philomeno y te atrapa en una historia que al principio crees predicible. Parece que un "tocapelotas" entra en un despacho de un trabajador social aburrido y hace unas criticas feroces a el estancamiento de los funcionarios, esto al menos en mi parecer, hasta que se van cambiando las tuercas... y tu ahí, enganchado a una obra de arte.

Cuando finalice el libro, lo que pense es que es eso, una obra de ARTE que supera hasta al trabajo social, que te deja sacudida en el sillón o la cama o el lugar donde lo leas. Una obra de arte con muchos matices literarios.

Sin duda el autor se ha superado. Ha cambiado el registro, sin dejar de dar el toque que la profesion necestia. Mas que recomendable su lectura. 

Y no quiero seguir hablando por miedo a destripar la historia trepidante, psicológica y vertiginosa de Philomeno.... Personaje que se brinda al análisis.

Aqui yo en la puerta de Centro Atrade con mi Philomeno ... Y gracias Alejandro, el Trabajo Social te empieza a deber muchas cosas...

Podeis comprar el libro o buscar mas información en Facebook: El Libro Negro de Philomeno


domingo, 11 de septiembre de 2016

Responsabilidad



Tengo un montón de cuentas pendientes. En realidad, y como siempre termino confesando algo, lo diré ya: tengo una cuenta pendiente con alguien del pasado que está asfixiando mi presente. 

Es curioso como vamos evolucionando con el paso del tiempo. Se va forjando nuestro carácter y personalidad, pero con las experiencias vividas se sigue el camino hasta convertirse en otro del que eras antes. 

Al fin y al cabo, somos pura emoción y sentimientos que fluyen en nuestro ser y que tienes que tener muy trabajado para poder enfrentarte a los de otra persona, a los de tu usuario que está enfrente tuya y que te mira con la esperanza de quien ellos creen, pueden dar solución.

Nuestra profesión entraña mucha responsabilidad, decir algo, sin pensarlo o solo por creerlo le puede causar un daño tal, que podría ser comparado con la negligencia de un médico. 

Quienes nunca hayan trabajado con cuidadores y cuidadoras no lo sabrán. Es un colectivo muy especial. Son familias como podría decirse “normalizadas”, no suelen tener graves problemas económicos, viven en barrios con buenos servicios, tienen hijos, nietos y se habla de eso que dicen “podría vivir muy bien”.

Pero claro ha llegado el Alzheimer, en la mayoría de los casos demasiado pronto, y ha roto una familia de forma tan débil, que apenas se dan cuenta de que el cambio que corren sus vidas será, para siempre…

Y ahí entras tú en escena. En mi caso, trabajadora social, con formación en familias, experiencia en estos casos y una sonrisa.

Parece que las preguntas son automáticas:

¿Cuál es el diagnostico medico?
¿Cómo se ha enterado de este Centro?
¿Qué es lo que andan buscando?
¿Han presentado la solicitud de valoración de la dependencia? ¿Y la del grado de discapacidad?
¿Quién vive con el enfermo?
¿Cómo era su vida de antes?

Te responden siempre con una lágrima a la que tu estas más que acostumbrada…

-No pasa nada, es normal. Estás pasando por un momento duro. Lo mejor es que haga todos los días lo mismo. Puede contar con nosotros cada vez que lo necesite. Ya verá que cuando empiece con la estimulación se estabilizará.

Y se marchan algo más esperanzados. Después el tiempo, y nuestra ayuda, les irán guiando por el difícil camino del olvido, de eso que llaman Alzheimer, y que da escalofríos con solo nombrarlo.

El profesional se acostumbra a todo… 

No es cierto. Todos estamos librando una batalla en nuestro interior.

Cuando a Centro Atrade acude una familia, intento desprenderme de todo lo que tengo. Igual que cuando llego a mi casa, intento desprenderme de Centro Atrade y ahora también de la profesión.

Soy algo más que trabajadora social, lo digo muchas veces, lo repito en cada post. Pero es que un día me preocupe tanto de llegar alto que me olvide de vivir.

Me centré en trabajar, en ser buena profesional, en sacar adelante el negocio.

MENTIRA.

Estaba entreteniendo mi mente para no pensar. Me lo enseño la persona del pasado. Una mala enseñanza sin duda. Pero como iba yo a suponer que la batalla que ella libraba era más dura que la mía. 

La idealice. Igual que a la profesión. 

Me creí que esa mujer del pasado era perfecta, igual que me llenaba de orgullo decir que soy Trabajadora Social.

Ahora ya no, ella tiene sus defectos y la profesión los suyos. Muchos además y el problema radica en los profesionales que hacemos la profesión. 

Pero yo no me preocupo de ello. Acepto todo tal como viene. Y me comprometo en hacer, desde mi despacho, mi trabajo.

No quiero que me digan que lo hago bien. No quiero que nadie me coja como referente. Me gusta mi trabajo, mucho. Estoy aprendiendo del camino, mucho. Quiero seguir creciendo como profesional, mucho. Pero también quiero disfrutar despacio de la vida. También quiero VIVIR, dejar el miedo atrás… pero eso me implica aun un esfuerzo grande. 

Ya no digo con orgullo que soy Trabajadora Social, sino que lo digo desde el respeto. Respeto que deberíamos tener todos y todas los profesionales que, según dicen, amamos esta profesión.

Solo quiero mirar a mis usuarios a la cara, y decirles: Todo irá bien. Estamos aquí para lo que necesites.

Solo quiero mirar a mis compañeros y decir, el Trabajo Social es una profesión grande.

De momento, todos, tendremos que seguir.

domingo, 7 de agosto de 2016

Personas Espejos

¿Saben lo que son las personas - espejos? Aquellas en las que debes mirarte, para completar o mejorar tu esencia. Son esas personas que abren un camino que los demas siguen.

En Trabajo Social no hay mucha gente asi, es más, creo que esta todo muy deteriorado, la gente al final termina discutiendo en vez crecer y apoyarnos.

Yo pienso que necesitamos a más gente con espiritu, que trabaje desde la humildad pero dando pasos adelante, defendiendo la profesion desde su buen hacer. Me refiero a gente como Alejandro Robledillo (El autor de Gallegos, Tucanes y Trabajadores Sociales), gente como Ana Hernández, que siempre, siempre, siempre esta con una sonrisa y ayuda a todos desde el silencio de su despacho, gente como Javier Espinosa, del que a pesar de su juventud se denota calidad y su deseo de formarse y abrirse hueco le llevará lejos.

Me refiero a Almudena Díaz, que supo reconocer sus errores, cambiar de aires y salir reforzadas, y gente como Israel Hergón, del que no hay suficientes palabras para expresar aqui todo lo que está dando a la profesion, lo unico que espero es que la vida le ponga en el lugar que merece.

Son un ejemplo a seguir, son un reflejo en el que la profesion debe mirarse. Habrá mas gente, por supuesto, pero yo, que soy emprendedora me he fijado en ellos y ellas.

Yo personalmente no creo que nadie se fije en mi. Si soy buena profesional o no, poco importa, al fin y al cabo lo que hay que ser es feliz y disfrutar de lo que se hace y yo lo reitero cada vez que puedo, ser trabajadora social me hace muy feliz pero tambien me hacen feliz otra muchas cosas.

No se las vueltas que dará la vida, no se donde terminaré o si iré cambiado de trabajo. Yo no lo quisiera esto ultimo, pues me gustaria convertir Centro Atrade, en un centro de referencia  de reahbilitacion cognitiva y por ende de trabajo social, pero no me obsesiono, en la vida hay otras cosas.



 


 



domingo, 17 de julio de 2016

La montaña rusa del emprendimiento

Que mal me sentó la mudanza del Centro. Fue horrible. Además de la desorganizacion del traslado, y de los fines de semana trabajando en las obras del nuevo local, cuando ya me vi alli empece a no encontrarme bien.

Comenzamos ya instalados el 31 de mayo, no tuve la sensacion de cuando empece en la pequeña oficina de Torneo el 1 de octubre de 2014, que estaba perdida pero con ilusion. No, aqui fue muy diferente.

Seguramente sería un cumulo de cosas, problemas de algunos de los usuarios, gestorias y obligaciones fiscales... pero empece, y lo reitero, a encontrarme muy mal.

Pase dos dias llorando. Por la mañana y en la formación contenia mis ganas, pero llegaba a casa y no podia mas. La situacion me superaba, queria dejarlo todo, el Centro, el proyecto, la profesion. TODO.

Y entonces analizaba, pensaba y escribia: 

Cosas que tenía en la oficina: un lugar alejado de la cuidad y pooco conocido, solo 47 metros de sala diafana, hacia mucho calor, no podiamos dividir los grupos, no podiamos hacer estimulacion fisica, el baño era comunitario para todas las oficinas...

Cosas que tengo en el nuevo local: Mas de 100 metros, tres salas distitas, un despacho para mi sola, un baño para los usuarios, un office, un baño para las trabajadoras, un barrio mas centrico (Nervión), una plaza de aparcamiento donde podemos meter los dos coches... 

Y aunque era evidente, yo no lo veia, no era feliz, pense que tome una mala decision en mudarme, llegue a pensar que nos traería mala suerte el nuevo local... Un desastre.

Una noche, llegue a tener las pulsaciones en 114... Si por mi hubiera sido, me hubiera marchado de la cuidad en ese mismo instante. Es mas, lo estoy escribiendo y me estoy emocionando.

Hubo otro dia muy malo, durante una sesion con una familia, se que no lo supe gestionar, tuve la sensacion de que la familia no salio reforzada, nadie se dio cuenta, pero volví en mi coche llorando y asi me quede un rato. 

Pense en ese momento que no valía para la profesion, que el Trabajo Social no me merecia...

No llegaba a entender como consideraba la otra oficina mi casa, y en el nuevo local no podia estar ni siquiera sola. Me esforzaba por llegar antes y al final hacia tiempo fuera del local... 

Estaba mas abajo de eso que dicen tocar fondo. Nunca desde que cree el Centro me he visto asi...

Continue, segui, persegui, luche, deje que se vencieran mis ganas, segui, segui, segui...

Y no es que cambiara nada, es que cambie yo. 

Subia del fondo del pozo, me empoderé, y comence por lo más facil, estar con los usuarios y usuarias del Centro, gestionar su dia a dia y me vine arriba. 

Una tarde, (porque esta semana he tenido mucho trabajo) sola en la oficina esperando a las chicas para la formación empece a encontrarme mucho mejor. Comence organizando las fichas, y finalice dando una maravillosa clase con sus copitas correspondientes después.

He sido tan feliz esta semana, que ayer sali a celebrarlo. Me dijeron ¿que celebras? Pues que he sobrevivido a la montaña rusa que implica tener un negocio. 

Que nadie se equivoque, trabajaré para que no suceda, pero, lo mas probable es que vuelva a suceder.

Y que el mundo lo sepa, lo cuento para poder ayudarme, y sobre todo ayudar a otros. Cuando vengan estas rachas, dejarlas pasar... saldreis a flote.

Os dejo con la imagen de mi nueva casa, ahora si que me siento como en casa...


Y pido perdon a todo el que ha estado estos dias a mi lado y no ha sabido por lo que estaba pasando. Lo siento, es mi forma de hacer las cosas, sigo siendo timida y muy reservada. Los sueños y las ambiciones se quedan conmigo, los miedos y las inseguridades tambien. 






domingo, 22 de mayo de 2016

Consejos básicos para emprendedores y emprendedoras

Los domingos son días reflexivos, no se muy bien porqué, pero siempre tengo la necesidad de contar cosas. Yo creo que al final este blog se está convirtiendo en un espacio de reflexión sobre una emprendedora de Trabajo Social, y eso me gusta.

Ultimamente veo mucha formación sobre emprendimiento y el ejercicio libre de la profesion, cada vez son mas las personas que me llaman para solicitar informacion o asesoramiento a entidades sin ánimo de lucro. Este ultimo porqué, claro está es mas facil montar una asociación que una empresa privada, sobre todo si habalmos en temas economicos.

Lo que no se, y me preocupa, es si esa gente que está empeñada en ser emprendedor/a lo puede ser realmente. Y es que pienso que hay que tener unas actitudes específica para esto.

Sin ir mas lejos, yo lo ultimo que hubiera pensado es en crear un servicio como el que tengo. Se podria decir que soy emprendedora porqué no me quedo otra. Pero bien es cierto que me estoy adaptando muy bien aunque a veces tenga bajones impresionantes y ganas de tirarlo todo por la ventana...

Asi que daré algunos consejos básicos para la persona que quiera tirarse a la piscina. Eso si, unos consejos no de la forma juridica, o como facturar o que servicios tienen mejor salida... eso es tan extenso que lo daré en un curso, ya para septiembre/octubre...

1. No hay que tener prisas. La paciencia debe ser la virtud de todo emprendedor/a. Yo por ejemplo no la tengo, y la ansiedad me vence día si y día tambien. El que desee emprender, debe saber que las cosas surgen con el tiempo. Así que, a ESPERAR.

2. Nada de lo que te digan será cierto. Mil veces me han dicho a mí, que el negocio no va a prosperar, de hecho, de lo que más me lo han dicho es de las clases de oposiciones, y ahora tenemos cerca de cuarenta personas y todos los dias nos siguen llamando... Si tu tienes clara la idea de negocio, ADELANTE.

3. Ojo con los socios. Si crees que vas a tener mucho trabajo para hacerlo todo solo y necesitas un socio/a ten cuidado. Muchas veces esto no sale bien y al final se queda en nada. Hay que tener en cuenta que es probable que no todas las personas que conformais el proyecto trabaje igual, luego uno se va quemando y aparecen los problemas... A veces mejor SOLO que mal acompañado, y si es con compañía que sea de la buena. En mi caso he tenido suerte, yo he creado Centro Atrade con una persona mas. Este tambien es buen consejo, nosotras por experiencia lo sabemos, tres a veces son multitud.

4. Insiste, darse a conocer es la tarea más dificil. Lo normal es que a la primera no te llamen, y tendrás que volver con una sonrisa. Soy de la opinión de que te esta saliendo bien cuando la gente te llaman y no eres tu el que llama, pero sin lugar a dudas EL PRIMER PASO ES EL TUYO. En mi caso, los primeros sesis meses de la entidad, tuve que crear muchos contactos, y llamar y llamar y llamar, ahora es a mi a quien llaman y da un subidon impresionante.

5. Abre más de una línea de financiación. Es mucho mejor tener varios servicios, recordar que si te dedicas al libre ejercicio tambien puedes hacer formación, o que si tienes un servicio concreto, por ejemplo estimulación temprana a menores tambien puedes hacer ejercicio libre. En Centro Atrade tenemos tres vias de financiación, la estimulacion congitiva para adultos, formación y ejercicio libre. Lo mejor, empezar por un servicio e ir AMPLIANDO.

6. No tendrás relaciones sociales, o estas se verán recortadas. Ten en cuenta que para sacar todo esto debes realizar muchas, pero que muchas, horas de trabajo, y hace que sea dificil salir con amigos. A mi me ocurre que día libre tengo solo el sabado tarde - noche, y ademas estoy cansada entoces reduzco mis salidas, eso si, esto no es incompatible con no desconectar. Como vas a tener poco tiempo debes hacer lo que MÁS TE APETEZCA.

7. Es importante, llenate de AMOR. Necesitarás gente que te apoye, que te quiera, que te mime y que te diga que todo va a salir bien. Creeme, pagarás por llegar a casa y encontrarte una sonrisa, o por recibir una llamada de un amigo, o de un familiar... Apreciarás mucho esas pequeñas cosas que nos pasan desapercibido. Y  una cosa a reflexionar, nadie te entenderá como un emprendedor o emprendedora social, esta pasando por lo mismo que tu.

8. No tengas miedo. El miedo paraliza, y no te centras. Piensas que pierdes poco, que es tu oportunidad y CONTINUA.

9. Y finalmente, si ves que no es tu sitio, que no puedes, que vas a fracasar piensa que emprender NUNCA ES UN FRACASO sino un aprendizaje para seguir tu camino en otra cosa. La felicidad siempre debe ser el objetivo a seguir.

Ánimo, mi experiencia a día de hoy, llevo un año y seite meses, es más que positiva a pesar de los malos momentos, porque he aprendido más que en todos los años trabajado, e incluso más que en la propia carrera.

A seguir.







lunes, 2 de mayo de 2016

Yo también

No se bien que me pasa. Ayer sin ir más lejos escribi cuatro post. Uno hablaba de las Jornadas que compartí el otro día en la UPO, otro de la in-experiencia de la gente y algunos comentarios en redes sociales, otro sobre el emprendimiento y del ultimo ni me acuerdo porque terminé borrandolo todo, despreciando mis propias palabras.

Estuve desde las seis hasta las nueve, con la sensacion de estar más triste y haber perdido la tarde.

El caso es que hoy ya tocaba, tengo muchas ganas de decir cosas, pero no se cómo, ni de qué hablar. Y es que creo que hay veces que es mejor secarnos, sacar todo afuera y esperar un nuevo día. Será que a mi los fines de semana me sientan fatal, que necesito el estrés diario.

El otro día además me dijeron que mis post motivaban. Dios mio, ¿cómo pueden motivar si yo despues de escribir es como si hubiera hecho el Camino de Santiago en un solo dia y descalza?

Será que mi "éxito" no es más que sacar las miserias al mismo nivel que los logros y decir:

-Sí, puedo tener éxito profesional pero ello no significa que tenga éxito personal.

-Sí, a veces a las familias es en plan, consejos vendo que para mi no tengo. Es muy facil sentarse en el lado de la mesa que nos toca como profesionales del Trabajo Social y decir, debes aceptar la enfermedad que le ha tocado a tu padre o tu madre y hacer un planing para que todos los dias sean iguales...

-Sí, a mi tambien me da miedo el futuro.

Si todo esto se cuenta con la facilidad de:

-Estamos ampliando Centro Atrade, lugar mas grande, nuevos servicios...

-Sí, siempre he trabajado como Trabajadora Social, aunque a veces las condiciones no sean las mas deseadas.

-Sí, me hace muy feliz mi trabajo, y creo sin lugar a dudas, que si sigo trabajando a este nivel consiguire la estabilidad deseada.

Pues eso, que yo tambien, que el ego nunca fue mi bandera, y que es cierto, a veces hablo mejor de mis miserias que de mis éxitos y eso hace que sea más humana, más prácticas y común. Vamos que la gente se ve reflejada mucho más porque estamos viviendo un momento un tanto amargo, por elllo necesitamos fracesitas alegres de esas de Mr. Wonderful.

Los trabajadores/as sociales tenemos que bajarnos del burro del - y yo más- y centrarnos en el -yo tambien- cual empatía como tecnica suprema de nuestra profesion. Y esto aplicarlo a las familias que atendemos, a los amigos, a la pareja, a nuestra familia, a nosotros mismos.

No nos engañemos, juntos llegaremos mas lejos.








viernes, 25 de marzo de 2016

La Bailarina

Quien piense que porque es Semana Santa estoy descansando se equivoca, sigo trabajando desde casa haciendo temarios de las oposiciones para mis clases en Centro Atrade.

Pero hoy es uno de esos dias, que en vez de ser trabajadora social, quiero ser yo, aunque ese yo no me guste. "Ea", primera confesión. Pero es que cuando tengo ganas de escribir, lo tengo que soltar todo, como si nadie estuviera leyendo, o con la esperanza de que lo lee poca gente.

No puedo decir otra cosa que mi trabajo me gusta, me apasiona, me engancha, quizás esto ya lo sabéis, pero hace unos dias que se me está pasando por la cabeza, si quizas estoy un poquito obsesionada con que todo, finalmente salga bien, que no es otra cosa que vivir de esto...

El caso, es que esta mañana dando una vuelta por internet, me topé con esta imagen que me parece preciosa y en la que me veo muy reflejada...

 La bailaria,con su tul inmaculado, con el cuerpo perfecto, ejecutando el lago de los cisnes, con la punta de los pies en alza... pero en realidad es algo mas que eso, sus pies están por dentro destrozados, llenos de heridas y cicatrices que como puede oculta para seguir con el espectaculo.

La bailarina que en la soledad de su casa cura sus heridas dispuestas a organizar otro dia más...



Pues yo soy esa bailarina, por fuera, y siguiendo la entrada de la ropa, chinos, camisa, chaqueta y pelo suelto, pero por dentro las heridas hecha ansiedad, incertidumbre, soledad... vete tu a saber, pero que duele, si y dependen de los días pues más, como todas las heridas.

Es cierto tambien, que si la bailarina tuviera los pies perfectos no habria llegaodo donde esta. Con esto no quiero decir que para ser trabajadora social se necesite pasar por estas heridas, pero si hay que estar muy preparados por si vienen, porque vendrán.

Hoy en dia, el que desee tener exito pasa por dejar cosas atras, y esforzarse al máximo, pero mucho más que el máximo.

Así que no queda otra que continuar con el camino, poner límites (mi tarea pendiente) y disfrutar de algo más que el Trabajo Social (tarea tambien pendiente).


Besos, de esos que digo dar pero que nunca doy...






martes, 15 de marzo de 2016

Día Mundial del Trabajo Social

Hoy es 15 de marzo de 2016, Día Mundial del Trabajo Social, día que intentamos mayor visibilidad para nuestra profesión.

En mi caso, con la dificultad de estar todo el tiempo enredada en mil tareas para sacar adelante Centro Atrade, he pensado que como tengo la gran suerte de trabajar "de lo mio", voy a colgar literalmente mi agenda con el fin de que se sepa lo que hago.

7:30 horas. Levantarse, suerte, no es demasiado temprano.
9:00 horas. Comienza la jornada, aprovecho para leer correos, contestarlos, abrir redes sociales y leer las noticias.
10:00 horas. Comienzan a llegar los usuarios, hay que estar pendientes de los que se tienen que tomar mediación.
10:30 horas. Para los usuarios comienza su día haciendo actividades, yo aprovecho para escribir sobre el Trabajo Social.
11:00 horas. Toca hacer llamadas de confirmación de la cita de la tarde y de la importante reunión de mañana.
11:30 horas. Reunión de coordinación con las chicas de prácticas. Hay que conocer como van aprendiendo y afianzando conocimientos.
12:00 horas. Acompañamiento a las chicas que llevan el taller para poner la media mañana.
12:30 horas. Hacer los certificados del ultimo curso, seguir con la creación de fichas personalizadas, reordenar facturas y contestar las dudas de las chicas que se preparan en nuestro Centro las oposiciones.
14.00 horas a 16.00 horas. Comida. No voy a casa porque así aprovecho mas, con lo que doy un paseo y selecciono el bar.
16:00 horas a 18:00 horas. Preparo las clases de oposiciones que daré miércoles, jueves, viernes y sábado.
18:00 horas a 18:15 horas. Descanso y bebo un colacao.
18:30 horas a 20:00 horas. Primera entrevista y valoración de caso de un nuevo ingreso en el Centro.
20:00 horas a 20:30 horas. Llamadas de teléfono para seguimiento de los residentes.
20:30 horas a 21:00 horas. Recoger toda la oficina y la sala de talleres para que al día siguiente este todo perfecto.
21: 20 horas. Llego por fin a casa.
21: 30 horas a 22: 00 horas. Mi día no termina ya que programo la actividad del día siguiente.

Todo esto de lunes a sábado....

Por eso salgo poco, y se que estoy dejando mi vida personal por la profesional en algunas ocasiones, pero estoy disfrutando tanto del camino que merece la pena.

Compañeras, compañeros...

Feliz Día del Trabajo Social

 Aquí estoy, trabajando....

domingo, 17 de enero de 2016

Cómo hemos cambiado

Hace unos dias me encontré con una compañera de la Universidad. Fue por el Centro de Sevilla, era muy temprano, ella iba al Servicio Andaluz de Empleo a entregar documentación sobre su situación como desempleada y yo a una reunión a un Centro de Salud para unas actividades.

Las dos ibamos con tiempo de sobra y por la misma calle, asi que caminamos, un rato juntas, nada lo típico, ¿qué tal estas?, ¿cómo vas de trabajo?

Nuestras cirunstancias actuales son distintas, ella después de dar vueltas en dos o tres asociaciones como becaria y voluntaria ha estado un tiempo trabajando en un supermercado y ahora está en desempleo.

Yo despues de pasar tres años en una asociación di el paso de montar mi idea de negocio con la que llevo año y casi medio...

Misma promoción, distintos caminos.

El caso, a pesar de que me sentía a ratos afortunada, la mayoría valiente (no creais que todo ha sido bueno, mi experiencia profesional, quitando lo del autonomo de este año es de tres meses cotizados, ya he hablado muchas veces de la situacion de algunas asociaciones)... total que todo iba bien hasta que me dijo:

¿ESTÁS MUY CAMBIADA?

No entendí a lo que se referia. Mi vida de estudiante a la profesional ha cambiado, pero lo normal en la vida de una persona. Son ya cinco años. Y mi compañera me dijo:

ESTÁS COMO MÁS PIJA. Me quedé horrorizada, yo que siempre he sido la hippie del grupo.

Es cierto que cuando iba a clase llevaba siempre vaqueros anchos, sudaderas y zapatillas de deporte (botines en andalú, que es lo que yo hablo) y tambien es cierto que ahora suelo ponerme pantalones chinos, camiseta, botas (nada de tacón que estoy todo el día de pie), a veces pelo suelto, y chaqueta o en estos días chaquetón. En ningún caso maquillaje.

Cierto es que ahora llevo un maletin con toda la información, documentación... y antiguamente una mochila o bolso grande.

Pero yo desde fuera lo que veo es que antes no llevaba en el bolsillo un carnet de profesional de Trabajo Social y ahora si.

El pelo es el mismo (rizado y nunca teñido), sigo llevando gafas (no recuerdo mi vida sin ella) y no uso maquillaje (al no se que vaya a una boda)... y mi ideología es la misma.

¿QUE HA CAMBIADO?

¿Unos vaqueros, por unos chinos, una sudadera por un chaleco, un chaquetón de corte más clasico?

Me molestó el comentario, lo tengo que reconocer, ¿es quizas que por ser trabajadores/as sociales tenemos que vestir de una forma?, ¿no puedo arreglarme para una reunión?, ¿he cambiado al crear un proyecto empresarial?

Parece ser que en cuestión de ropas tambien voy a tener que pedir perdón, ya lo pido por haber creado un servicio privado (siempre digo, yo estoy a favor de lo público) ahora tambien, perdón por vestir mas "pija". Porque parece que nuestro estilo debe ir ligado a un mundo un poco más hippie (con el que yo siempre me sentiré identificada)

¿Pablo Iglesias no sería el mismo sin su coleta y su camisa sin corbata?  Su aspecto habría cambiado pero su esencia sería la misma.

Juzguen ustedes mismos:
Aquí estoy yo con 22 años, estudiante de Trabajo Social.
Me gustaba salir de jueves a domingo. No tenia coche ni dinero pero salía mucho.
Me gustaban las barriladas, y pasar la noche bailando en la discoteca.
Las ferias de abril que yo me he pegado con esta edad no las puedo contar...
Mis amigos eran muchos, tantos que no podía contar con los dedos de las manos.
Tenia menos miedo por el futuro, y mucha ambición.
Yo creo que en el fondo era mas feliz porque me preocupaba todo menos.
Tenía menos miedos.
Y la ilusión puesta en unos ojos verdes.









Aquí yo a las puertas de los 30 años (menos de un mes).
Soy Trabajadora Social y estoy en las instalaciones de mi oficina en Centro Atrade en el Parque Empresarial Torneo.
Los fines de semana los aprovecho para descansar.
Ahorro dinero, para ir a Madrid y realmente desconectar. Y por supuesto comprar libros.
Los amigos los cuento con los dedos de una mano y me sobran.
Tengo más miedo y me preocupa mucho más el futuro.
La ambición está renovada, porque sé que podré consolidar el proyecto y vivir sin problemas de él.
Estoy más cansada y quizás sea algo más madura.
Es verdad que tengo menos tiempo, pero valoro mucho más las cosas.
Perdí la ilusión por los ojos verdes, pero me gusta perderme en las miradas que tengo a mi alrededor.


Yo creo que lo que he cambiado es que antes compraba en Pull and Beer y ahora en Mango.

PD. No se como me atrevo a colgar esto. Todos tenemos un pasado.
PD. Gracias compañera por la charla, ha sido una vuetla al pasado. Mucho ánimo en tu lucha.