La profesión de trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación del pueblo para incrementar el bienestar.

Blog Personal de Rocío Cáceres Damas, Directora y Trabajadora Social de Centro Atrade.

domingo, 19 de octubre de 2014

Titulitis

Llevo ya varios años dándole vueltas al tema de estudiar un Máster de algo que me especialice aún más. Es verdad que este año he estado "a puntito" (expresión que se usa mucho en mi tierra). Quería hacer un Máster de Dirección de Centros Gerontológicos y de Servicios Sociales, pero !claro!. Abrir un negocio y estudiar un Máster es económicamente para mi, imposible.

!Otro año será!.  Lo que significa que tengo que estar otro año con el complejo de... no yo no tengo un Máster.

Y es que parece que como no hay trabajo, la gente estudia,  al menos para que no le llamen "nini". Cómo si tener un Máster te diera la potestad de tener trabajo.

Estamos en una sociedad de "Titulitis", como si estudiar en la Universidad y aprobar todas las asignaturas ya te hubieras convertido en trabajadora/or  social. No miren, no. Ser trabajador/a social, implica, además de formación, experiencia. Trabajar, trabajar y volver a trabajar. Preguntar, buscar, mirar, leer y sobretodo reciclarse.

Parece que tengamos una competición por obtener el CV más amplio posible, con más paginas, con la idea del ansiado trabajo. Y cuando lo encuentras, seguramente no es de calidad.

En este momento de crisis tenemos que ser creativos, reinventarse, crear, emprender. Creo que la combinación Universidad más Máster es un caballo perdedor... (a mi parecer, que siempre habrá un listo que diga que es imprescindible)

A seguir adelante, a no decaer. Es que nadie nos enseña eso...

Competir, tener más hojas que el de al lado, pero no nos enseñan a escuchar para entender, sino para dar una respuesta.

Ya no sirve de nada, repito es el momento de crear y hacerse hueco por uno mismo. Es el momento de olvidar ese 80% de trabajadores sociales que trabajan en lo publico porque para la nueva generación eso es imposible....

Mirar más allá de lo evidente.

Vamos, que nos queda un camino por recorrer que sólo puede ser nuestro.




viernes, 10 de octubre de 2014

Con dominio propio

El blog ha cumplido un año. Un año de cambios frenéticos, por eso he decidido darme un regalo para mi y para el blog. Tener dominio propio.

Quizás eso es lo que he hecho con mi vida. Tener el dominio sobre mis decisiones, por ello he dejado ASLA, la entidad para la que trabajaba y me voy feliz a abrir junto con algunas compañeras de trabajo mi propio centro de estumulación cognitiva.

Por el momento no habrá mas publicidad que esa.

Y es que no me ha sido fácil.Embarcarse en un proyecto de emprendimiento social me esta llevando casi las veinticuatros horas del día. Al menos tengo ganas suficiente y estoy aprendiendo a separar la vida profesional de la personal. Hay determinados días y horas, que me bajo de los zapatos de profesional madura y sigo siendo la niña que necesita estar con los suyos...

Pero lo mas complicado de todo ha sido dejar la entidad. Es como si tuviera Síndrome de Estocolmo, el miedo, la inseguridad e incluso las amenazas han hecho que me planteara muchas cosas, a veces malas otras malísimas. Nunca nadie debe de dejar que ninguna persona le corte las alas para alcanzar sus sueños y eso era lo que yo sentía en la otra entidad.

Cuando la tormenta pase juro que pondré todas las cartas sobre la mesa, pero ahora es momento de seguir caminando, sin prisas pero sin pausas.

Han sido tres años los que he trabajado allí. Tres años en los que he aprendido a como no hacer las cosas, a conocer en profundidad la enfermedad de Alzheimer, y defender el trabajo social en las asociaciones como nadie.

Todo el esfuerzo que he realizado ha sido recompensado sin duda por las familias a las que he atendido. Es para mi importante decirles que el día a día era mas llevadero con ellos.

Ahora tengo mi dominio propio, un año que ha hecho este blog y las ganas de hacer de este proyecto un proyecto muy grande teniendo como objetivo la calidad y la transparencia.

Os iré contando, prometiendo escribir mas a menudo.

Un beso de esos que dejan huella, porque yo no se darlos de otra manera.