La profesión de trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación del pueblo para incrementar el bienestar.

Blog Personal de Rocío Cáceres Damas, Directora y Trabajadora Social de Centro Atrade.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Para el 2015

Que ya no queda nada para que sentados frente al televisor y con la imagen de la Puerta del Sol en Madrid, recibamos mas o menos entusiasmados al 2015, que por cierto me parece un numero precioso, y tengo un buen presentimiento...

En las redes sociales, en el famoso Whatsapp y hasta la gente de la oficina hace balance de este 2014. Yo personalmente no soy mucho de balances, ha sido un año bueno en algunas cosas y horribles para otras.Profesionalmente ha sido bueno, jamás pensé que podría dar un salto como el que di, marcarme mi objetivo y salir de un sitio donde estaba oprimida.

Si hablamos de lo personal, pues días buenos, días malos y días que mejor no decirlo, pero al fin y al cabo así es la vida. No busco la felicidad completa, prefiero los ratitos y de esos han habido unos cuantos.

El caso es que comienza un nuevo año y no le voy a pedir absolutamente nada sino, que yo solita, voy a ir construyendo poco a poco un camino que me lleve a la paz interior y el bienestar, disfrutando y apreciando lo que tengo, olvidando lo que nunca voy a tener y siguiendo muy presente mi pasado para no volver a caer en las mismas piedras.

Por eso en 2015 tengo el firme propósito de:

*Conocerme un poco más. Alguien que yo quería mucho y ya no está decía siempre que se tardaba una vida entera en conocerse a si mismo, así que voy a seguir construyendo mi vida, y adentrándome en quien realmente soy.

*Viajar mucho más. Tengo muchas ganas de más experiencias.

*Prometo, de verdad de la buena que voy a cuidarme. Con esto no quiero decir que me voy a apuntar al gimnasio (yo ya salgo a correr y hago ejercicio por mi cuenta), sino que de verdad que me voy a cuidar. Voy a regalarme tranquilidad, voy a saber desconectar del trabajo, de los malos rollos, de los recuerdos que duelen, voy a dejar los compromisos, voy a sonreír día si, y día también. Y todo esto lo voy hacer porque me lo merezco

*Voy a quererme, a dejar que la vida me sorprenda. Estaré más con mi familia, abrazaré a mi sobrino hasta que me de golpecitos en la espalda. Aprenderé mucho de ellos. Tendré los amigos que se corresponda con lo que les doy, a quien no, los expulsaré de mi vida sin ningún tipo de reparo.

*Sacaré adelante mi proyecto de emprendimiento social, y lo mejor de todo es que lo voy a disfrutar todo. No mucha gente, en Trabajo Social tiene la posibilidad de abrir un centro así, que obtengas experiencias, que conozcas a gente maravillosas, que veas como con tu trabajo creas bienestar...

*Voy a estudiar un poco más si cabe. Cuando deje de aprender estaré muerta. Necesito leer, ver, experimentar, crecer.

*Y lo que si prometo es volver a entradas menos personales, que esto no sea sólo un punto de desahogo sino un espacio para aquel que quiera conocer un punto de vista más.

*Me tengo también que poner al día sobre toooda la tecnología y como esta puede ayudar a una profesión como el Trabajo Social (quedan muchas cosas por descubrir).

*Y mi ultimo propósito, este si laboral, enfocar más el Trabajo Social de Grupo, creo que es el gran olvidado dentro del sector privado. (alguna entrada caerá)

Finalmente, ponerle a cada día pasión, y esperar lo inesperado...

Feliz Año 2015

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar



miércoles, 24 de diciembre de 2014

Lo que es el Trabajo Social

Ayer en Centro Atrade hicimos una fiesta de Navidad. Todo el mundo llevó comida, bebida y les dimos unos pequeños regalos, es que son tan buenos nuestros usuarios que le quisimos ofrecer una bufanda como detalle.

Y es que este año ha sido muy importante para todo el Centro. El 1 de enero cumpliremos tres meses de vida. Ya tenemos cinco usuarios en el taller y unos cinco en domicilios... Nuestro proyecto de emprendimiento social crece.

Yo no soy mucho de Navidad, ni siquiera celebro el año nuevo. Lo paso con la familia por no darle un disgusto, pero cualquier año de estos me voy por ahí a mi aire y ya veremos que pasa. 

El caso es que en la fiesta, hablando sobre profesiones, pregunté si alguien sabia cual era mi profesión. !Sorpresa! alguien a quien quiero mucho, que tiene Alzheimer y corresponde a las siglas MJ,  me dijo que yo era Trabajadora Social, y que esa profesión era que ayudaba a sus familiares a llevarse bien y a que ellos no perdieran tanto la memoria.

Me pareció la definición más bella del Trabajo Social que alguien me ha podido dar. Al fin y al cabo, el trabajo social debe de ser algo abierto a los usuarios, que lo hagan suyo, que lo promuevan, que lo defiendan.

No se si es que estoy algo más triste estos días, o que la melancolía se ha adaptado en mi alma, pero ayer me fui muy feliz a casa. Y con la satisfacción que aunque sacar adelante un proyecto de este tipo es difícil, las cosas poco a poco van saliendo.

Te gusto o no es Navidad, así que sonríe!



viernes, 5 de diciembre de 2014

La Generación Perdida

Llevo varios días pendiente de publicar una entrada como esta. 

Decir que no pretendo ser negativa ni ahondar en la debilitada llaga de los parados, pero a veces, uno necesita vaciar su corazón, dejarse caer en el fondo del pozo y permanecer ahí los días que haga falta. Sí he dicho los días que haga falta, como si quiero decir, meses, porque hay ocasiones que hasta que no conocemos nuestro propio sufrimiento no apreciamos lo bueno que es sentirse bien. 

Ya hay muchos que lo sabéis, termine Trabajo Social en la Universidad Pablo de Olvide en 2011, meses después un señor que tenia una entidad sin animo de lucro, me ofreció trabajar gratis para ver si podíamos sacar adelante los proyectos. 

Estuve allí tres años con 5 meses de contrato. Como comprenderéis lo deje todo para crear con otra compañera de trabajo "Centro Atrade", un centro especialista en rehabilitación cognitiva para personas con alzheimer y demencias.

Va bien, porque todo lo combinamos con formación de calidad para trabajadores sociales y psicólogos. Pero cuesta.

Cuesta muchas horas de trabajo, pero lo peor de todo no es eso, es ver el desanimo de manos de los demás, tanto que me lleva a pensar que somos una generación perdida.

Veo a mi alrededor a personas con mi edad, más mayores y más jóvenes altamente cualificados esperando con impaciencia la llamada de los grandes almacenes que le digan que le han contratado para la campaña de Navidad. 

Veo familiares, con estudios medios que sobreviven por que sus padres, son angelitos que le siguen cuidando y dándole una calidad de vida que por si mismo no podrían llevar.

Veo colas en los servicios sociales, la bandeja de entrada del correo de mi centro repleto de CV de auxiliares de clínica que trabajan un domingo por seis euros porque la competencia es mucha.

Veo a compañeros trabajadores sociales que están sacando adelante su negocio, asociación o empresa con el fin de poder vivir de esto, de esto que nos gusta tanto y que nos estamos dejando la piel. A todos ellos un abrazo muy muy fuerte, sobretodo a Almudena Requena, Israel Hergón y Carlos Suarez.

Y de tanto como estoy viendo y hablando, a veces da miedo que algún día cualquiera de nosotros seamos usuarios de los Servicios Sociales, porque nuestros padres no resistan y finalmente no podamos sostener nuestra casa ni nuestra familia.

Se me ahoga el alma de pensar en un futuro que se que tenemos muy complicado, quizás es que estoy llegando a ser consciente que JAMÁS tendremos la calidad de vida que tuvieron las generaciones pasadas, que aunque fue difícil salieron adelante.

De mientras, yo seguiré luchando con todas mis fuerzas para hacer de este sueño una realidad, ser trabajadora social con unos mínimos de calidad laboral.

Seguiré pensando que quedan tiempos mejores por venir...

Seguiré esperando la llamada de un amigo un fin de semana para sacarme de la cueva que yo misma he creado.

Seguiré pensando como era mi risa.

Pero sobretodo seguiré porque tengo detrás una legión de familia que no dejará de decaiga JAMÁS.


Pd. SI esto es un grito de socorro desde lo más profundo de mi corazón.
Pd2. Si también es un aviso a mis amigos porque quizás estoy tan encerrada en mi misma que me olvide de los demás y ahora ellos no se acuerdan de mi....

domingo, 9 de noviembre de 2014

El Día del Cuidador

Como ya muchos os habréis enterado, el pasado día 5 de noviembre se celebró el Día del Cuidador. Ya se que voy algo tarde, pero ser empresaria y tener un resfriado son mis excusas para llegar tarde a este día que para mí es tan importante.

Trabajo cada día con personas cuidadoras, digo personas cuando en realidad bien podría decir mujeres. Porque en su mayoría son mujeres.

A veces me da por decir que aunque está muy bien que se celebre días significativos (el del orgullo, el día contra el racismo, el de los cuidadores, el del Alzheimer, el del contra el sida....) creo que poco se refleja el día a día de estos problemas.

Una cuidadora, puede que necesite el reconocimiento de un día especial, pero lo que os aseguro es que hacen especial todos los días de la vida de aquellos seres queridos a los que, de manera incansable, cuidan con cada segundo de su tiempo, su conciencia y su vida.

Lo que creo que las cuidadoras necesitan, además de este día tan importante es, a mi juicio, lo siguiente:

-Que se deje de recortar en Ley de Dependencia. No hay nada peor que te den un derecho, que ellas sepan que necesitan algún tipo de recurso, y siempre les digan... Vuelva Usted Mañana.... La ayuda a domicilio, y el paso a los centros de día y centros residenciales, es imprescindible para enfermedades como el Alzheimer, o la demencia.

-Que el facultativo especialista deje de darle citas, así sin más. Lo de las citas y el diagnostico es horrible. No hay ninguna sola cuidadora que sentada en mi despacho haya tenido una buena experiencia con el medico neurólogo. Muchas de ellas les han dado un diagnostico tras varios meses de espera, e incluso con el diagnostico han dejado de darle cita porque ya el que le tiene que ver es el medico de cabecera. Con esto no estoy diciendo que los neurólogos sean quienes no quieran darle cita, es simplemente que a la sanidad, una persona mayor con una demencia no lo consideran prioritario) A ver como se le explica esto a la familia, porque para el sistema es un mayor, con demencia... y para la cuidadora es su padre, su madre, su marido o su mujer...

-¿Los Servicios sociales, eso que es? En la mayoría de los casos la persona que sufre demencia y su cuidadora son personas en un contexto normalizado, muchas de ellas nunca han acudido a los Servicios Sociales por eso apenas saben que se hace allí, o como se les puede ayudar... Es tarea de todos acercar los Servicios Sociales (Como habrá alguien que se pueda sentir aludido, lo que estoy contando aquí se basa en mi experiencia de ser trabajadora social durante tres años, ayudando a familias afectadas por el alzheimer y otras demencias).

-Explicar con detenimiento, la gran ventaja de los Talleres Cognitivos. Yo tengo un Centro de Estimulación Cognitiva. Pues bien muchas de las personas que llegan solicitando ayuda, lo hacen demasiado tarde. Quizás es porque nadie le ha explicado a su debido tiempo, la importancia que tiene el asistir a talleres de psicoestimulación para personas afectadas por demencias en una fase leve. Es necesaria la estimulación cuando la enfermedad no haya hecho grandes estragos, sino si se está en una fase moderada es mejor un Centro de Día...

-Visitas a domicilio, creo que a los trabajadores sociales, tanto de lo publico como de lo privado, nos faltan hacer mas seguimiento. Es verdad que estamos hasta arriba, pero nadie sabe lo que cambia una persona con demencia en dos meses... tanto que puede que el recurso del cual se le estaba preparando ya no sea el adecuado...

No se si todo esto que he puesto antes sirve para algo, seguramente para que yo me desahogue de aquello que vivo en el día a día.

Hoy le dedico esta entrada a todas aquellas personas que luchan cada día para que su ser querido tenga calidad de vida...

domingo, 19 de octubre de 2014

Titulitis

Llevo ya varios años dándole vueltas al tema de estudiar un Máster de algo que me especialice aún más. Es verdad que este año he estado "a puntito" (expresión que se usa mucho en mi tierra). Quería hacer un Máster de Dirección de Centros Gerontológicos y de Servicios Sociales, pero !claro!. Abrir un negocio y estudiar un Máster es económicamente para mi, imposible.

!Otro año será!.  Lo que significa que tengo que estar otro año con el complejo de... no yo no tengo un Máster.

Y es que parece que como no hay trabajo, la gente estudia,  al menos para que no le llamen "nini". Cómo si tener un Máster te diera la potestad de tener trabajo.

Estamos en una sociedad de "Titulitis", como si estudiar en la Universidad y aprobar todas las asignaturas ya te hubieras convertido en trabajadora/or  social. No miren, no. Ser trabajador/a social, implica, además de formación, experiencia. Trabajar, trabajar y volver a trabajar. Preguntar, buscar, mirar, leer y sobretodo reciclarse.

Parece que tengamos una competición por obtener el CV más amplio posible, con más paginas, con la idea del ansiado trabajo. Y cuando lo encuentras, seguramente no es de calidad.

En este momento de crisis tenemos que ser creativos, reinventarse, crear, emprender. Creo que la combinación Universidad más Máster es un caballo perdedor... (a mi parecer, que siempre habrá un listo que diga que es imprescindible)

A seguir adelante, a no decaer. Es que nadie nos enseña eso...

Competir, tener más hojas que el de al lado, pero no nos enseñan a escuchar para entender, sino para dar una respuesta.

Ya no sirve de nada, repito es el momento de crear y hacerse hueco por uno mismo. Es el momento de olvidar ese 80% de trabajadores sociales que trabajan en lo publico porque para la nueva generación eso es imposible....

Mirar más allá de lo evidente.

Vamos, que nos queda un camino por recorrer que sólo puede ser nuestro.




viernes, 10 de octubre de 2014

Con dominio propio

El blog ha cumplido un año. Un año de cambios frenéticos, por eso he decidido darme un regalo para mi y para el blog. Tener dominio propio.

Quizás eso es lo que he hecho con mi vida. Tener el dominio sobre mis decisiones, por ello he dejado ASLA, la entidad para la que trabajaba y me voy feliz a abrir junto con algunas compañeras de trabajo mi propio centro de estumulación cognitiva.

Por el momento no habrá mas publicidad que esa.

Y es que no me ha sido fácil.Embarcarse en un proyecto de emprendimiento social me esta llevando casi las veinticuatros horas del día. Al menos tengo ganas suficiente y estoy aprendiendo a separar la vida profesional de la personal. Hay determinados días y horas, que me bajo de los zapatos de profesional madura y sigo siendo la niña que necesita estar con los suyos...

Pero lo mas complicado de todo ha sido dejar la entidad. Es como si tuviera Síndrome de Estocolmo, el miedo, la inseguridad e incluso las amenazas han hecho que me planteara muchas cosas, a veces malas otras malísimas. Nunca nadie debe de dejar que ninguna persona le corte las alas para alcanzar sus sueños y eso era lo que yo sentía en la otra entidad.

Cuando la tormenta pase juro que pondré todas las cartas sobre la mesa, pero ahora es momento de seguir caminando, sin prisas pero sin pausas.

Han sido tres años los que he trabajado allí. Tres años en los que he aprendido a como no hacer las cosas, a conocer en profundidad la enfermedad de Alzheimer, y defender el trabajo social en las asociaciones como nadie.

Todo el esfuerzo que he realizado ha sido recompensado sin duda por las familias a las que he atendido. Es para mi importante decirles que el día a día era mas llevadero con ellos.

Ahora tengo mi dominio propio, un año que ha hecho este blog y las ganas de hacer de este proyecto un proyecto muy grande teniendo como objetivo la calidad y la transparencia.

Os iré contando, prometiendo escribir mas a menudo.

Un beso de esos que dejan huella, porque yo no se darlos de otra manera.

sábado, 30 de agosto de 2014

Olvidos en Verso



Parece que se me olvida pero no, yo soy poeta. Lo que ocurre es que el Trabajo Social lo inunda todo y entonces se me olvida que en mi forma de vivir, la poesía ocupa un lugar muy importante. Hay cuestiones que necesito plasmarla en un papel.

Tampoco se vaya a creer el que lee esto que mi poesía es buena, solo quiero decir que a veces, es la única manera de expresarme. 

Así que os dejo con un poema que se llama Olvidos y que está basado en las familias que a lo largo de tres años de mi vida laboral, he ido visitando, atendiendo e interviniendo como trabajadora social.

Por ellos, ahí va:

Un día la miras,
y sus ojos no te dicen lo mismo.
No es que estén apagados
o se hayan distraídos,
es que se encuentra en una esfera distinta.

Eso es lo que deben llamar olvido,
y que tú dices,
mi mujer me mira con otros ojos.

Ahora ella no sabe de qué se ríe,
ni a dónde vas cuando dais un paseo.

No recuerda quien fue en esta vida,
ni el importante papel que contribuyó
en la creación de vuestra familia.

No sabe que sus hijos
van a verla algunos domingos,
ni recuerda por que un niño pequeño le dice abuela.

Te mira desde otra dimensión,
pero sabe que eres tú
aunque te llame de mil maneras distintas,
la persona que le esta queriendo, mimando y cuidando,
como si fuera el primer día…

Un día la mías,
y sus ojos no te dicen lo mismo.
Ya no tiene recuerdos,
pero tú a cada instante le cuentas quien eres,
a base de besos.

Alzheimer, una carrera contra el tiempo y el olvido.



sábado, 23 de agosto de 2014

I JORNADAS PROVINCIALES “EL PAPEL DEL TRABAJADOR SOCIAL EN LA COORDINACIÓN ENTRE EL SISTEMA DE SERVICIOS SOCIALES Y EL SISTEMA SANITARIO”

El Colegio de Trabajadores sociales de Sevilla está organizando unas Jornadas sobre el papel que tenemos los trabajadores/as sociales en la COORDINACIÓN entre Servicios Sociales y Servicio Sanitario.

Me parece una idea fantástica. Realmente, para dar un servicio de calidad a las personas usuarias, es necesario que servicios sociales y salud lleven una coordinación, al menos para mi, con una finalidad clara. No volver locos a los afectados en un mar burocrático que pocas veces concluyen en nada.

Desde mi experiencia en mi campo de intervención observo a menudo a los familiares sin ni siquiera distinguir unos servicios de otros. La figura del trabajador/a social del centro de salud está algo confuso, muchas veces creen que es a este profesional al que le tienen que pedir una cama articulada.(en Andalucía existen las enfermeras de enlace que son las que recetan estas ayudas).

El caso es que yo, ya como trabajadora social de mi nuevo proyecto de emprendimiento social ATRADE, voy a tener una intervención en una mesa que se titula: La Gestión de Casos: Perspectiva de los Trabajadores/as Sociales de los servicios de atención domiciliaria.  

Estoy expectante, hay tanto que decir sobre la ayuda a domicilio y la coordinación con el resto de servicios que estoy encantada por conocer también las intervenciones de mis compañeras. Y es que atender en un servicio de ayuda a domicilio desde una entidad (privada o de tercer sector) es arduo complicado ya que se empieza a atender a la familia de cero. No hay más referencia que "los papeles" que guarda la familia. Yo en mi caso empiezo como si no tuviera más información. La familia normalmente dice que tiene solicitado la Ley de Dependencia pero nada más.

¿Que pasa con esta circunstancia? Pues una cosa muy muy sencilla. Que los profesionales de las empresas de ayuda a domicilio, siempre y cuando se realice intervención de manos de un trabajador/a social, conoce perfectamente a la familia, lo que proporciona al resto de profesionales una información de primera mano que adelanta muchos pasos burocráticos.

Claro que para coordinar todo esto hace falta mucho... pero ha sido una gran idea estas Jornadas que contaran con más de diez profesionales del Trabajo Social de los Servicios Sociales, Servicio de Salud y empresas.

Os dejo el cartel y argumento del Colegio de Trabajo Social de Sevilla:

El objetivo de llevar a cabo intervenciones sociales de una manera integral desde la perspectiva sociosanitaria hace necesario trabajar sobre nuestra figura profesional en este ámbito laboral con grandes perspectivas de futuro. 

El trabajador social ha desarrollado sin lugar a dudas su intervención en la atención a personas con necesidad de atención social desde diversos ámbitos profesionales, desde el Sistema Público de Servicios Sociales como el Sistema Sanitario y/o institucional. 


El trabajador social como profesional habilitado para la elaboración de informes sociales, de exclusiva competencia, es el profesional adecuado para desarrollar desde una perspectiva globalizadora la coordinación entre el sistema público de servicios sociales y el sistema sanitario. 

Estas jornadas se forman con el objeto de fortalecer nuestra labor profesional en el diagnóstico social de personas con necesidad de cuidados, en la valoración de las capacidades funcionales desde el modelo bio-psico-social, en programas individuales de atención y fundamentalmente, en la perspectiva integradora que desde el trabajador social se puede aportar al seguimiento de programas individuales de atención, tanto en el ámbito comunitario como en el institucional.



Os dejo la programación:

9:00-9:30
Acreditación de participantes

09:30-10:00
Acto inaugural. 
Gonzalo Cañestro . Presidente Colegio Oficial de Trabajadores Sociales de Sevilla.
Invitados:
• Dña. Francisca Díaz Alcaide. Delegada Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Sevilla.
• Dña. Lidia Ferrera Arias. Diputada de Cohesión Social e Igualdad de Diputación de Sevilla.
• Dña. Mª Dolores Pablo-Blanco Oliden. Delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación del Ayuntamiento de Sevilla.

10:00-11:00
¿Trabajo Social. Coordinación sociosanitaria. Gestión de casos?
Agustina Hervas de la Torre. Jefa de la Unidad de Trabajo Social Virgen del Rocío. Presidenta de la Asociación la Asociación Española de Trabajo Social y Salud.

11:00-11:30
PAUSA-CAFÉ

11:30-12:45
Mesa: La gestión de casos desde la perspectiva de trabajadores sociales del Sistema de Atención y Autonomía Personal. 
• Trabajador Social de Servicios Sociales Comunitarios. Puerta de entrada. 
Concha Vázquez Lombo. Trabajadora Social Ayuntamiento de Sevilla.
• Trabajador Social valorador aplicación Baremo de la Situación de Dependencia.
David Núñez Márquez. Presidente Asociación Profesional valoradores de 
Andalucía.
• Trabajador Social elaborador de Programas Individuales de Atención (PIA).
Montserrat Mora Bordel. Trabajadora Social Ayuntamiento de Sevilla.

12:45-14:00
Mesa: La gestión de casos desde la perspectiva de trabajadores sociales de Servicio Andaluz de Salud.
• Trabajador Social de Centros de Atención Primaria. 
Urbina Aguilar Raposo (UGC Polígono norte) y Mª José López Herrara (UGC Ronda Histórica-Cineso Alto).
• Trabajador Social Hospitalario.
Ana Villegas Espinosa y Ángeles Delgado Rodríguez. Trabajadoras Sociales Hospital Virgen del Rocío.
• Trabajador Social Salud Mental.
Laura Silvan Vime (USMC Sanlúcar la Mayor) y Antonia Naharro Hernández (USMIJ Virgen del Rocío). 

Nota: Todas las ponentes de la mesa son miembros de la Asociación Española de Trabajo Social y Salud.

14:00-15:30 
Almuerzo

15:30-16:30
Mesa: La gestión de casos desde la perspectiva de trabajadores sociales de catálogo de servicios de SAAD.
• Trabajador Social de Centro Residencial. Carmen Corrales Blanco. Directora Residencia Montequinto
• Trabajador Social de Unidad de Estancia Diurna. Alicia Carrillo Oya. Trabajadora Social- Gerente de Trassa SCA.
• Trabajador Social. Coordinadora Servicio de Ayuda a Domicilio.
Rocío Cáceres Damas. Asociación para el tratamiento de las demencias (ATRADE).

16:30-17:00
Pausa café.

17:00-18:30
Grupo de trabajo. (Análisis DAFO- LLUVIA DE IDEAS por grupos a definir): El trabajador social como gestor de casos. 

19:00-19:30
Conclusiones


Para más información:

PRECIO DE LAS JORNADAS: 
10 Euros colegiados. 
20 Euros no colegiados.

Nº DE CUENTA INGRESO BANCARIO: ES19 2100 7503 0422 0026 9709 (Importante: Indicar en el concepto nombre y apellidos del asistente a las Jornadas).

Le rogamos envíen esta ficha de inscripción con el resguardo del ingreso bancario al correo del colegio: sevilla@cgtrabajosocial.es, correo postal o presencialmente en horario de oficina. 

** Aforo limitado a 100 plazas, por orden de inscripción.

miércoles, 13 de agosto de 2014

La desesperanza compartida

Estoy totalmente enganchada a los grupos que hay en Facebook sobre Trabajo Social. Los leo todos y los releo, incluso los comentarios de la gente. Es que me queda mucho por aprender.

El problema de leerlos todos es que llegas un momento en que tienes mil cosas en la cabeza y ya no recuerdas. Pero el  caso que vengo a expresar, y que he visto por ahí, es que estos días he vuelto a ver personas que ponen cosas incongruentes sobre el Trabajo Social y el voluntariado. Es decir, ofertas de empleo como voluntarios (esto ni es ofertas ni es na´)

Y entonces yo, que no es que este de vacaciones y por eso no publique, sino que estoy intentando retomar las riendas de mi vida, me subo por las paredes de mi casa y cuando llego a la lámpara, digo !"que hago yo aquí si tengo un blog para expresar ya no mi no conformidad, sino mi rabia"!.

Así que bicheando por Internet encontré esta maravillosa fotografia o cartel que resume un poco lo que yo quiero gritarle al mundo.

Está claro que somos TRABAJADORES/AS SOCIALES, que es una profesión VOCACIONAL, que AYUDAMOS A PERSONAS, y que tenemos muchas GANAS, pero NO por ello TENEMOS QUE TRABAJAR GRATIS PARA CONSEGUIR UN EMPLEO.

Es curioso, que me consta que esto pasa en muchísimas Asociaciones y ONG, porque también decir que trabajar ocho horas y tener en contrato dos, es una calamidad, pero de esto hablaré en otra ocasión. (Esto pasa en el 80% de las asociaciones)

Y con todo me lleva a pensar en el descuidado, maltratado y mal visto VOLUNTARIADO. Joder, es que el voluntariado es una cosa totalmente distinta a lo que se está haciendo ahora (perdonar la palabra).

Para demostrarlo, porque siempre hay listos por ahí, os dejo el articulo tres de la Ley 7/2001 del 12 de Julio de Voluntariado para la Comunidad Autónoma de Andalucía (donde yo resido):

Concepto de acción voluntaria organizada.
1. A los efectos de la presente Ley, se entiende por acción voluntaria organizada el conjunto de actividades que sean desarrolladas por personas físicas y cumplan las siguientes condiciones:
  • Que sean de interés general, de acuerdo con el área de actuación en las que se desarrollan, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 5 de esta Ley.
  • Que sean consecuencia de una decisión libremente adoptada.
  • Que se realicen de forma responsable y gratuita.
  • Que se desarrollen en el marco de programas concretos realizados a través de entidades sin ánimo de lucro.

2. No se considerará acción voluntaria organizada:
  • Las actuaciones aisladas o esporádicas, realizadas por razones familiares, de amistad, benevolencia o buena vecindad.
  • Las que se realicen como consecuencia de una relación civil, laboral, funcionarial o mercantil.
  • Las realizadas por los objetores de conciencia en cumplimiento de la prestación social sustitutoria, y cualquier otra actuación que se derive de una obligación personal o deber jurídico.
  • Las realizadas como práctica profesional, laboral o cualquier otra fórmula orientada a la acumulación de méritos.

Creo que queda bastante claro en el punto 2 que la practica profesional no es una acción voluntaria. De todas formas para saber aquíà http://www.juntadeandalucia.es/boja/2001/84/1

No se si servirá esta entrada para algo, al menos, me quedo mas tranquila.

Por favor, por la profesión, y aunque sea muy difícil, no aceptéis este voluntariado que prometen puestos de trabajo, porque por experiencia mía y de otros compañeros/as esas ofertas NUNCA LLEGAN.

Y cuando TÚ como profesional dices NO TRABAJO GRATIS, si hay otra persona que por detrás dice SI, nunca detendremos esta oleada de, soy trabajador social y trabajo gratis porque soy voluntario...

La desesperanza compartida se alivia...





martes, 22 de julio de 2014

Días nublados aunque el sol esté fuera

Hay días que están nublados o lluviosos, aunque fuera haga más de 35 grados, en mí un tempano de hielo me atraviesa.

No sabría muy bien decir porque de esta situación, lo que se es que las miserias del alma hay que sacarlas a fuera, porque sino se enquistan, nos las terminamos por creer y nos convertimos en corazones vacíos que caminamos por la senda que algunos nos han marcado.

Hoy pienso que en muchas ocasiones la sociedad está un poquito como estoy yo. Y ahora vendrá el listo que diga -!Pero si tú tienes trabajo! !de que te quejas!.

Y yo en muchas ocasiones respondo, la cuestión no es tener trabajo sino tener un trabajo de calidad. Esto implica,  las condiciones mínimas de legalidad que como ya sabéis por miedo no entrare a valorar estas cosas en mi persona.

Yo a los listos le quiero decir una frase que siempre decía mi profesora de Trabajo Social, Leandra, "miren más allá de lo evidente, y cuando crean que hay puertas que no saben como cerrarlas no las abran nunca". En la vida de un profesional que trabaja en un asociación pequeña, creerme no es que tenga el trabajo de su vida, aunque aquí vaya por delante que entiendo perfectamente a la persona que cuenta como pasa los lunes al sol, buscando trabajo en mil redes sociales.

La diferencia entre nosotros no es mucha. Yo por trabajar donde trabajo he tenido que rechazar un piso de VPO, no puedo comprar un coche, ni alquilar una casa, no tendré una jubilación medio decente y además tengo la misma experiencia justificada que una persona que pasa los lunes al sol... Supongo que con esto os podéis hacer una idea de lo que es que te digan -!Pero si tu tienes trabajo!

Quizás es que yo hoy lo vea todo negro, que esté perdida, que me haga falta un cambio. A veces me da todo un poco de vértigo, lo único que tengo claro es que mi labor profesional está en el Trabajo Social pero el cualquiera de sus vertientes. 

No quiero encerrarme en colectivos, ciudades, países (cuidado con Españoles por el Mundo que me da que lo pintan todo muy bien) o categoría profesional. 

Al final tendré que decir BASTA, esperar unos días a que solo el cuerpo vaya buscando los brotes verdes que tanto anuncian, coger aire y pensar que cuando algo duele mucho, llega el día que despiertas y de pronto lo que tanto dolía se ha ido desvaneciendo como el sol hace cada tarde para dar paso a la noche.

Por que siempre nos tiene que quedar la esperanza de que cada noche puede salir el sol....

Y para que todo esto conste, ya que estoy abriendo las alas de mi alma, voy a poner aquí una lista de las cosas que me gustaría hacer...

*Tengo que viajar más. No se de donde sacaré el dinero, pero al menos intentarlo, aunque sea cerquita.

*Ir más a Madrid. No se que tiene esa ciudad pero me siento bien cada vez que esto en ella.

*Hacer el Camino de Santiago. Todo el mundo cuenta la experiencia como algo interior, que le ha cambiado...

*Será la ultima vez que pase mis dos semanas de vacaciones en casa. Juro que a la próxima me marcho a alguna parte.

*Tengo que hacer más deporte. Motivarme con lo que sea...

*No obsesionarme con el trabajo. Seguramente encontraré algo en el que pueda realizarme teniendo en cuenta lo más importante, que el trabajo no podrá tapar la agonía que vive el corazón. La estrategia de mantener la cabeza en mil cosas para no pensar en otras llega un momento que no funciona, porque llegas a casa con la sensación de un día perdido más.

No se muy bien si esta entrada se merece estar en un blog de Trabajo Social, pero tenia tantas ganas de decirlo... 

sábado, 12 de julio de 2014

El Colegio de Trabajo Social de Sevilla

Ya hay muchos que lo sabéis, el Colegio de Trabajo Social de Sevilla ha cambiado al completo su Junta Directiva, no es así exactamente pero lo pasado, pasado está y ahora hay que seguir caminando.

Sinceramente no se que le pasa a Sevilla. No veo participación, y hasta ahora el Colegio entre los "colegas" no es que haya tenido buena fama en su quehacer, es que hay personas que piensan que no sirve de nada colegiarse... Quizás esta sea la labor más complicada que tiene ahora el Colegio.

El caso que vengo a contar es que yo ya he visto cambios. Y me parece que tengo que contarlo y hacerlo publico.

Hace unas semanas, como a principio de mes, tuve una reunión en el mismo edificio, al final decidí ir al Colegio para reclamar un libro que hace tiempo estoy buscando. Al llegar a la puerta, no había nadie, estaba cerrado. Mire el cartel del horario de 9.00h a 14.00h y de 17.00h a 20.00h, eran las 18.30h.

Me indigne ¿Porqué estaba el Colegio cerrado?, publiqué un tweet, con foto incluida con el horario...

Hace una semana, algún responsable del Colegio me mando un tweet privado para que le contará lo sucedido. Me pidió el teléfono, al día siguiente me llamaron y me dieron todas las facilidades posibles para solucionar el problema planteado.

Algo esta cambiando.

Por este motivo quiero animar a mis paisanos a que se colegien, que de verdad hay beneficios y servicios, por ejemplo esta es la lista de servicios que se ha colgado en Facebook:

- Servicios de Atención al colegiado.
- Servicio de Biblioteca.
- Suscripción gratuita a revistas de la profesión.
- Asesoramiento Jurídica y Laboral.
- Información sobre oposiciones.
- Orientación y apoyo profesional.
- FORMACIÓN. Se realizarán cursos de formación, conferencias, jornadas, seminarios.
- Descuentos en distintos servicios.
- Seguro de responsabilidad civil.
- Alquiler de las instalaciones (aula de formación, despachos, material audiovisual).
- Registro y custodia de proyectos.
- Convenios con empresas e instituciones.
- Ventanilla Única.


Yo añadiría apoyo a emprendedores (es un verdadero lío eso del libre ejercicio de la profesión), y el reconocimiento, ayuda y orientación a los profesionales que trabajamos en Tercer Sector que ya os digo de antemano que es el sector más castigado (la mayoría aquí estamos sin contrato).

Por ahora ya estoy inscrita en la Comisión de Salud, pero si el Colegio me necesita estaré allí donde pueda defender los derechos, la visibilidad y el buen hacer del nuestra profesión. Dejo ahí mi propuesta.

Si queréis contactar con el Colegio:

Teléfono:954 661861
Facebook: Codts Sevilla
Twitter: @CODTSSevilla

domingo, 8 de junio de 2014

Los olvidados.

Hoy os voy a contar la historia de un hombre llamado "Hombre H", por eso de que todo el mundo pone ejemplos con la letra X. 

Hombre H tenia 59 años, una mujer que había sufrido cáncer de mama, y tres hijos. Dos vivían independientes, el más pequeño con ellos pues estaba estudiando los últimos años de una carrera universitaria. 

Hombre H tenia un buen trabajo, viajaba por toda Andalucía pero los fines de semana, podía descansar y estar en casa con su familia. Todo iba bien, su mujer se había recuperado, sus hijos tenían salud, su vivienda ya había sido pagada, sus hermanos y hermanas, ademas de los sobrinos tenían trabajo y salud.

Pero un buen día, mientras paseaba por el centro de Sevilla, Hombre H no sabe donde está, comienza a dar vueltas intentando recordar algo. No se sabe el tiempo que Hombre H pasa desorientado, finalmente consigue llegar a casa un poco más tarde de lo previsto.

Su cara refleja algo, que su mujer empieza a saber. En el trabajo está fallando con las cuentas, además a veces tarda mucho en volver, o eso al menos le dicen los compañeros. Hombre H es llevado al medico de atención primaria del Centro de Salud, donde le diagnostican una depresión. 

Pasa dos años. Hombre H empeora notablemente, está mucho más irascible, y muy olvidadizo, comienzan las peleas en casa con su hijo menor. Este al cabo de unos meses y ayudado por su novia, deja la casa. La mujer de Hombre H mientras tanto sabe que el diagnostico no es depresión.

Vuelve al médico de atención primaria, solicita que lo vea un neurólogo, su marido tiene muchas perdidas de memoria. Le dan cita para dentro de tres meses. Hombre H evidentemente, ya no puede trabajar. Se prejubila, con 61 años. Su mujer le lleva a un neurólogo particular, le diagnostican Alzheimer en fase moderada.

Comienza la lucha sino es que ha empezado hace ya algunas años, su mujer vuelve al medico, le adelantan la cita y se confirma a través del especialista que tiene un Alzheimer de tipo frontal, le dan medicación, y con este resultado llegan a los Servicios Sociales Comunitarios, le explica el caso a la compañera trabajadora social, esta le dice que es menor de 65 años, que la Ley de Dependencia está muy parada, aún así rellena la solicitud y ahí queda todo. 

Pasan dos años más, la mujer de Hombre H está sola, con el apoyo de los hijos, que además es muy eventual. La situación en casa es insostenible. Hombre H está muy violento, y su mujer un día que sale a por la compra se encuentra a una vieja amiga, esta le habla de la asociación, donde hasta el día de hoy trabajo.

Un día abro las puertas de la sede y ahí está Hombre H y su mujer. Llevamos a Hombre H a una sala con una auxiliar, ni siquiera puede estar en la sala de talleres cognitivos, siento a la mujer en mi despacho, después de unos minutos llorando me dice que somos su única salida. Si Hombre H no entra en la asociación dentro del Programa de Respiro Familiar, ella se tirara por la ventana habiéndolo tirado a él antes. 

¿Dónde están los Servicios Sociales? ¿Dónde la atención primera del Centro de Salud, su enfermera de enlace o la trabajadora social?

Hombre H entra en el Programa de Respiro Familiar de 9.00h a 14.00h. Su mujer entra en terapia psicológica y terapia familiar. Yo, como trabajadora social le hago un seguimiento, reúno a todos los miembros de la unidad familiar, se turnan las tareas de cuidado, se le aconseja la medicación a tomar... cuando al paso de los meses Hombre H necesita una Unidad de Estancia Diurna, le ofrecemos una que tiene gran descuento, porque a pesar de tener plazas por Ley de Dependencia, la Junta de Andalucía, lleva más de tres años sin dar respuesta a la demanda. 

Hombre H, se lleva un tiempo en la UED, es ingresado en una Residencia, tiene 64 años, una mujer, tres hijos, dos nietas, el apoyo de toda una asociación, el apoyo de seguimiento de la UED, y finalmente fallece acompañado de los suyos en la Residencia, pagada eso si, con el apoyo de las familias. (Sus familiares confesaron la amabilidad de la Residencia, al dejarle pasar, día y noche con Hombre H toda la semana que duró su lenta agonía)

Al llegar yo al tanatorio, su mujer me da el abrazo más grande que jamás alguien me haya podido dar, nunca nadie me ha agradecido tanto mi labor como ella.... Su hijo me dice, "gracias, por todo lo que has hecho por mi Papá, y lo que has hecho por mi Mamá y lo que me has ayudado a mí".

Aún tengo lágrimas en los ojos. 

Historias como estas son las que compensan mis duras condiciones laborales que no diré aquí por miedo. 

¿Dónde están los Servicios Sociales? ¿Dónde la atención primera del Centro de Salud, su enfermera de enlace o la trabajadora social?

Y ahora vendrá como siempre un listo/a, que dirá que las asociaciones no están preparadas para atender diversos casos. Por favor, miren realmente el trabajo que se realizan en las entidades sin animo de lucro. 

He dicho.

PD. Gracias Hombre H, gracias Mujer de Hombre H. Por todo cuanto me habéis dado. 


viernes, 30 de mayo de 2014

Héroes en el silencio

Puede que estas palabras que a continuación voy a expresar causen controversia o alguien, siempre más listo que cualquiera, lance su opinión contraria.

Me gustaría hablar de las personas que trabajan / trabajamos en las asociaciones, y cuando digo que trabajamos no me refiero a los miembros de las Juntas Directivas (que esos a veces ni trabajan) sino a los técnicos, terapeutas, fisioterapeutas, psicólogos y por supuesto Trabajadores/as Sociales.

Realizar tus labores profesionales en una entidad sin animo de lucro, ya sea más grande o más pequeña, implica cuatro circunstancias que expongo, siguiendo el parámetro de una asociación asistencial:

1. Es un trabajo muy inseguro. O estás a través del proyectos y dura en la entidad lo que dure el proyecto, o estás en negro. (Ya sabemos que hay personas que están fijas, pero no cuentan las entidades muy muy grandes, que eso ya son empresas). De esto ultimo hablaré en otra ocasión.

2. Es un trabajo muy mal remunerado. Hay ocasiones que se entra como voluntariado (que eso, ya lo sabemos ni es voluntariado ni es na´). A veces se pasa meses sin sueldos. Las vacaciones no suelen estar pagadas...

3. Suele haber rivalidad entre los profesionales. Nunca los profesionales están en igualdad de condiciones. Los terapeutas ocupacionales suelen brillar por su ausencia, esta labor lo hacen los psicólogos (aunque sea un psicólogo clínico que no tiene ni idea de talleres de estimulación,  ocupacionales, o de ocio... Ya sabemos que los psicólogos son esa especie que todo saben hacer). Los/as fisioterapeutas están contratados las menos horas posibles, a veces hasta dos horas por semana. Y finalmente los trabajadores/as sociales que tenemos que buscar dinero para todo el equipo... Hay otros profesionales como los enfermeros o auxiliares de enfermería (estos últimos son los que hacen todo el trabajo).

4. Quienes dirigen todo esto suele ser la Junta Directiva, que en muchas ocasiones suelen ser familiares de... que no tienen ni idea de lo que es un equipo multidisciplinar, ni que función debe tener cada uno, a veces ni siquiera saben que otros servicios se pueden crear con la ayuda de estos profesionales. Las Juntas Directivas suelen ser muy simples, el psicólogo atiende en consulta a las familias / el trabajador/a social busca dinero / los fisioterapeutas hacen gimnasia.

Pero además de estos cuatro puntos, lo que más nos duele a los profesionales que trabajamos en estas ONG es que nunca somos considerados como expertos. 

Ya por el hecho de ser una asociación  se piensa que no se trabaja igual con los afectados como en una empresa privada. Ademas muchas personas creen que el trabajo en una asociación es para cuando se sale de la carrera y apenas se tiene experiencia. Por eso cuando leo las programaciones de las Jornadas, Congresos, Encuentros del Trabajo Social, me duele ver como no aparece ningún experto de entidades sin ánimo de lucro, y si lo hay es de una de las "grandes".

Por favor, miren más allá de lo evidente. Detrás de cada pequeña asociación, se suelen encontrar verdaderas joyas profesionales, expertos muy capacitados para realizar su labor, y explicar sus experiencias y conocimientos en cualquier charla, ponencia o conferencia. Los profesionales cualificados no solo están en los servicios públicos (que también) sino en cada mirada con ansias y ganas de aprender, conocer y compartir.

Miren más allá de lo evidente, y creen Congresos, Programas y Encuentros mezclando a profesionales de varias áreas de trabajo. Sector publico, Sector privado, Libre ejercicio y Tercer Sector.

Y como siempre, si hay alguien que quiera decir lo contrario que lo diga, al fin y al cabo estas palabras son mi opinión, la opinión de una trabajadora social de una asociación pequeña de Alzheimer, pero que hace cosas muy muy grandes, y sino, pregúntenles a las familias.

VAMOS A SEGUIR LUCHANDO!




domingo, 18 de mayo de 2014

Ventajas y Desventajas del TS

Dando vueltas por Internet, hoy me he topado con varios foros en los que se hablaba de las ventajas e inconvenientes que tiene ser trabajador social. Tanto me ha gustado el tema que me he puesto a buscar, y buscar y buscar.

¿Las conclusiones? Vamos por partes. Del estudio estadístico que he realizado en un par de horas, he descubierto que como ventajas están:

*Es una profesión con muchos campos en los que ejercer su labor: asociaciones y ong, sector publico, empresas privadas, autoempleo...

*Es una labor de ayuda a los necesitamos, por lo que tiene un fuerte compromiso social.

*Dicen que no es difícil de estudiar, te puedes sacar la carrera estudiando un poquito. 

Pero lo realmente impactante es las desventajas:

*Sueldo bajo y precario.

*Dificultad para encontrar trabajo.

*Dependencia de instituciones publicas para trabajar.

*No se toman decisiones y áreas de responsabilidades pues es un trabajo burocrático.

No he encontrado nadie que hable de VOCACIÓN, que creo es la primera de la ventajas, poderte dedicar a lo que realmente te gusta, te llena y te apasiona. No he encontrado a nadie en las ventajas que hablara realmente de los campos de trabajo de Trabajo Social, nadie habla de investigación y docencia...

Y en las desventajas todo los foros hablan de lo mismo. El trabajo social no tiene salida profesional hoy en día,y yo les digo que si alguien conoce alguna rama de estudio que ahora tenga una buena salida profesional que lo diga porque todos estudiaremos eso.

Hay muchas opiniones que versan sobre la inestabilidad laboral y el sueldo precario, insisto si alguien conoce una profesión que este pagada como merece que lo diga, y no valen los políticos que esos, ya sabemos, están "sobrepagados".

Lo más impactante es que hay gente que piensa que el trabajo social se realiza en la mayoría fuera de España, desde luego que hay trabajadores sociales en el mundo de la cooperación, pero muchísima gente no se cambia ni de ciudad para ejercer su profesión.

Me llama la atención que nadie habla de las verdaderas desventajas. Nadie dice nada del estrés que genera trabajar con problemas sociales, no se hablan de las dificultades por romper con los estereotipos de nuestra profesión, ni de que hay veces que los compañeros de trabajo no saben muy bien cuales son tus funciones...

Se tiene por ahí una imagen del Trabajo Social muy poco acertada, tendremos que seguir con la lucha y a todo aquel que se esté planteando estudiar Trabajo Social, que mire en su corazón las razones y se olvide del No Encontrarás Trabajo...

Y como siempre ahora llegará el listo que diga, ¿en qué páginas has mirado?

jueves, 24 de abril de 2014

Voluntariado en Alzheimer

Decía Neruda que la solidaridad es la ternura de los pueblos.  Esta podía ser una hermosa definición para aquellos que de manera altruista deciden colaborar con las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer.

El Alzheimer es una enfermedad cruel y despiadada que va arrebatando la identidad de la persona que lo sufre. En las primeras fases la confusión que siente la persona afectada se mezcla con los sentimientos de angustia y miedo que siente el familiar.

En la primera fase del Alzheimer, la persona que lo está sufriendo siente confusión al no reconocer cosas, objetos y lugares  que entran dentro de su cotidianeidad. Para el familiar cuidador es también muy complicado. Tiene que aceptar y entender  la enfermedad y entrar en la vorágine de encontrar ayudas, subvenciones, medicación…

La actividad de voluntariado con una persona afectada por Alzheimer es un trabajo duro y complicado, en el que se puede observar cómo  la enfermedad hace que se vaya deteriorando progresivamente no sólo las capacidades cognitivas sino también las motoras, así como, en algunos casos, hay cambios de comportamientos que el voluntariado debe saber apreciar.

El acompañamiento familiar con una persona con Alzheimer, supone para el voluntario un ejercicio físico pero sobretodo psíquico ya que en esos momentos suelen aflorar sentimientos que en algunos casos dificultan en cumplimiento de las funciones.

Para cuidar, hay que cuidarse. Para realizar un voluntariado de calidad hay que formarse y encontrar una serie de herramientas que nos sean útiles para que cuando esos sentimientos hagan acto de presencia no empañen la labor imprescindible del voluntario.

¿Pero con qué situaciones nos encontramos siendo voluntarios y cómo podemos hacerle frente?

En primer lugar hay que distinguir entre los sentimientos que tenemos como voluntarios y las actitudes que tenemos que tener ante cambios de actitud o desorientación de la persona afectada.

Los sentimientos  y estados emociones más habituales con los que se enfrenta un voluntario pueden ser:
  • ·    Dudas y miedo: hay algunas veces en que el voluntario no sabe si lo que está haciendo es lo correcto, al principio empiezan las dudas y estas pueden generar en miedo que paraliza al voluntario sin saber muy bien cómo actuar. Se pierde la confianza en sí mismo.
  • ·   Rabia: el sentimiento de rabia suele ir acompañado de incomprensión que produce la enfermedad de Alzheimer al ser un tipo de enfermedad del que no se conoce su origen y en que de una forma visible para el que lo trata se va viendo la evolución en la persona afectada. Observar cómo van menguando las capacidades y la identidad de otra persona es un proceso duro y doloroso para los que están a su lado.
  • ·   Estrés: conocer el día a día de una persona con Alzheimer y su cuidador puede aportarnos grandes dosis de estrés e incluso ansiedad. Normalmente echamos más horas de las establecidas, nos implicamos de manera más directa y algunas veces, tenemos la sensación de que no hacemos lo suficiente.

Para todos estos estados emocionales hay que tener en cuenta una serie de herramientas que nos puede venir bien para que nuestra función como voluntario sea lo más eficaz posible.

Lo primero que tenemos que hacer es tener una buena formación. Hay que conocer a fondo la enfermedad, a través de manuales, documentales o en las asociaciones de familiares contando con los profesionales y cuidadores.

!Pide ayuda cada vez que lo necesites. Cuando tengas dudas sobre la enfermedad o como tratar a la persona afectada cuenta con las asociaciones que pueden ser una ayuda directa!.

!Recicla tus conocimientos con cursos, jornadas y conferencias que aporten tanto experiencia de otros, como formación sobre fases, comportamientos y prácticas en el Alzheimer!.

Hay ocasiones en que las dudas y el miedo vienen por falta de confianza en sí mismo. Pensamos que no somos capaces para realizar la actividad propuesta. En estos casos es bueno ver la trayectoria que hemos llevado, todo lo conseguido hasta ese momento y evaluar acciones y experiencias en el pasado. Considera que al principio de la actividad es normal estar dudoso de sí mismo, poco a poco la experiencia nos irá dando conocimientos y confianza.

En cuanto al sentimiento de rabia que nos produce conocer las consecuencias de la enfermedad, hay que saber canalizarla para que no nos afecte ni en las funciones como voluntario ni en nuestra vida personal.  Es importante que se cuente con apoyos externo (amigos, familias…) que le pueda explicar los sentimientos que la enfermedad le produce. Tenemos que saber que hay que aceptar y entender la enfermedad como parte de la vida. En el caso que de no sea difícil, debemos de contar con ayuda profesional.

Con el estrés debemos de ver los signos de alerta: falta de sueño, tristeza, melancolía y hasta trastornos físicos como dolor de cabeza, problemas estomacales…

Para evitar que el estrés aparezca hay que saber desconectar. El voluntario debe saber que una vez que termina la labor debe cerrar ese momento del día y dedicar su tiempo libre en realizar otra actividad. Si ve que es necesario, tome unos días de desconexión y siempre se aconseja que los días de voluntariado no pase de uno por semana.

Después de los sentimientos hay situaciones que pueden hacer más difícil aun las funciones de voluntariado.
¿Pero qué hacer ante las actitudes propias de la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer? He aquí una serie de pautas a seguir:

  • Ante todo es una persona: trátale con la misma corrección y respeto.
  • Ponte cerca de ella cuando quieras hablarle. Pero nunca le grites, le puede provocar más nerviosismo y se puede poner a la defensiva a no saber qué está pasando. 
  • Dale tiempo para que explique lo que quiere decir, no hables por ella. Si hace un parón y no es capaz de seguir con lo que estaba diciendo repite lo último que ha dicho para que vuelva a coger el hilo. Además usa frases cortas, sencillas y fáciles de comprender.

La utilización de gestos, expresiones, miradas, fotografías, dibujos pueden ayudar también a que la comunicación fluya.

· Deja que haga las actividades por sí solo siempre que sea posible. Pero no esperes, ni pidas; que las haga como antes, ni en tiempo ni en forma. Puede también recordarle su pasado, es un buen ejercicio de gimnasia cerebral, le agradará y no le costará demasiado esfuerzo.
· Simplificar las cosas es importante. No le demos muchas posibilidades para elegir. Si por ejemplo, se le pregunta a la persona afectada sobre que le apetece hacer no le proponga muchas actividades sino dos opciones.
· Intenta mantener la calma y el buen humor. El humor alivia el estrés. Siempre que sea posible, hay que intentar bromear con ella y reírse con él. La risa, han dicho muchos, es una terapéutica eficaz para muchas condiciones.

· En caso de comportamiento agresivo, ponte fuera de su alcance, pero de manera que la persona enferma pueda verle. Su agresividad cederá rápidamente y olvidará el motivo de su cólera. La clave que hay que recordar cuando nos enfrentamos a una situación de este tipo no es otra que MANTENER LA CALMA.

Si estás en Sevilla capital y quieres más información sobre el Voluntariado de Calidad en Alzheimer, manda un mail a aslaalzheimer@gmail.com

PD. Voluntariado de calidad, formado y que jamás sustituya a un profesional.