La profesión de trabajo social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación del pueblo para incrementar el bienestar.

Blog Personal de Rocío Cáceres Damas, Directora y Trabajadora Social de Centro Atrade.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

La Resiliencia

Se define la resiliencia como la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo.

Ser resiliente no significa no sentir malestar, o dolor emocional significa sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

Hasta hace poco años, el termino resiliencia era desconocido para los docentes, investigadores y trabajadores del ámbito social. Sin embargo su significado es un recurso que cada persona, en menor o mayor medida, “usa” para salir adelante, superar obstáculos.

El concepto de resiliencia no es exclusivo de ninguna ciencia o disciplina. Para
Richardson (1990), son muchas las disciplinas que añaden comprensión a la naturaleza de la resiliencia (filosofía, psicología, medicina oriental, neurociencias…) considerándola una metateoría que puede atraer a las profesiones de ayuda.

¿Pero como podemos encuadrar la resiliencia y el trabajo social?

Para contestar a esta pregunta nos iremos a la misión que según la FITS tiene el trabajo social  que es que todas las personas desarrollen plenamente sus potencialidades y enriquezcan sus vidas, así como la prevención de las disfunciones. Por ello los trabajadores sociales son considerados agentes de cambio tanto en la sociedad, como en las vidas de las personas, familias y comunidades con las que trabajan.

¿Pero qué hay que tener en cuenta para intervenir?

  • Prevenir los riesgos: los riesgos son una realidad, a la cual podemos todos estar expuestos. Es el papel de las acciones de información, de sensibilización, de desarrollo de competencias para reconocer una situación de riesgo y protegerse.
  • No hay invulnerabilidad: ningún programade prevención, ninguna política social llegará a suprimir los riesgos y las amenazas.
  • No hay fatalidad: no hay determinismo absoluto. Frente a situaciones aparentemente sin esperanza, es muchas veces posible encontrar, construir un camino de resiliencia. Las acciones de prevención deben apuntar a favorecer, en el niño, las competencias que le permitirán desarrollar una resiliencia.
  • Cambiar de mirada. Tener una mirada positiva sobre las personas y sus capacidades. Esto implica por ejemplo incluir sistemáticamente en la anamnesis las preguntas sobre los aspectos positivos del desarrollo y la salud (Michaud).
  • Favorecer la resiliencia de una persona cercana. La resiliencia se construye gracias a un vínculo fuerte con una persona, con apoyo de un amigo, de un familiar, de una red de conocidos. Todos podemos tomar este papel frente un amigo, un niño, un conocido en dificultad.

Las prácticas profesionales en Trabajo Socialestán requiriendo progresivamente la incorporación de nuevos enfoques teóricos que permitan a los profesionales y equipos identificar y activar las capacidades y los recursos internos y externos de los clientes para, colaborando con ellos, hacer frente a sus necesidades, conflictosy demandas.

La Resiliencia en la disciplina del Trabajo Social es un campo inmenso por descubrir y adaptar al día a día de cada trabajador/a.

Libros que puedes consultar:

  • EL PODER DE LA RESILIENCIA: COMO LOGRAR EL EQUILIBRIO, LA SEGURID AD Y LA FUERZA INTERIOR NECESARIOS PARA VIVIR EN PAZ  Autores: R. BROOKSS. GOLDSTEIN.

  • RESILIENCIA: ESA POSICION SUBJETIVA ANTE LA ADVERSIDAD Autor: A. ROZENFIELD.

Bibliografía. Para saber más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario